Como Aliviar el Dolor Cervical

En ocasiones, el dolor cervical puede manifestarse como un dolor de cuello y otras como un dolor más extendido por la espalda, la cabeza o los brazos. Todos hemos sufrido alguna vez este tipo de dolor que nos impide llevar una vida normal, ya que afecta a todas las facetas de nuestras vidas. No nos permite estar a gusto ni parados ni en movimiento, ni sentados o tumbados ni de pie.


Cuando queremos girar la cabeza, algo que muchas veces hacemos de una forma mecánica, sentimos como si tuviéramos una barra de hierro que recorriera el interior de la clavícula hasta llegar al cuello y a la parte posterior del cráneo, cortándonos el movimiento en seco con un agudo dolor que muchas veces nos hace ver como minúsculas lucecitas a nuestro alrededor (lo que comúnmente se llama “ver las estrellas”).

Anomalías en las vértebras y sus articulaciones, nervios, discos, ligamentos o músculos pueden causar dolor cervical. A su vez, estas anomalías pueden deberse a deterioros progresivos o a traumatismos.

Algunos de los síntomas más comunes del dolor cervical son los siguientes:

  • Dolor de cuello o dificultad para moverlo.
  • Cefaleas.
  • Mareos.
  • Rigidez.

Causas del dolor Cervical

El dolor cervical puede originarse en ciertas actividades cotidianas como:

  • Estar sentado ante el ordenador durante un periodo de tiempo prolongado.
  • Malas posturas, especialmente a la hora de dormir en la cama.
  • Giros bruscos del cuello cuando se practica deporte.
  • Levantar pesos con demasiada rapidez o con una postura inadecuada.

Accidentes y caídas también son causas de lesiones o dolores cervicales. En otras ocasiones son síntoma de otras dolencias como esguinces, tortícolis, osteomielitis, osteoporosis, rupturas de disco, espondilosis, artritis cervical o afecciones de fibromialgia.

Como aliviar el dolor en las cervicales

Cuidar la postura corporal es una de las mejores formas de prevenir el dolor cervical. En cuanto a sus tratamientos, van desde la fisioterapia hasta los auto masajes.

Cuida la postura

Una buena postura corporal es la mejor forma de prevenir numerosos problemas musculares y articulares. La posición correcta del cuerpo debe darse tanto cuando se está parado como en movimiento, durante las actividades diarias y durante el descanso nocturno.

Postura correcta

Cuando se pasa muchas horas sentado ante un escritorio, por motivos laborales o por estudios, es fundamental mantener una postura adecuada, además de estirar las piernas de vez en cuando para dar un respiro al cuerpo.

Estas son algunas pautas que debes seguir pare evitar el dolor cervical cuando estás sentado:

  • Cambiar de posición frecuentemente.
  • Estirar las piernas caminando de vez en cuando.
  • Estirar suavemente los músculos cuando los sientas sobrecargados para aliviar la tensión.
  • Mantener los pies en el suelo sin cruzar las piernas. Si no es posible apoyar los pies en el piso, es recomendable adquirir un reposapiés.
  • Relajar los hombros, sin encorvarse.
  • Asegurar un buen respaldo para la espalda. Es recomendable contar con una silla ergonómica que se adapte al cuerpo. Si no fuera posible, puedes utilizar una almohada o cojín.
  • Mantener las caderas y muslos bien apoyados y paralelos al piso.

Cuando se está de pie y parado también es necesario cuidar la postura corporal siguiendo unas sencillas pautas:

  • Mantener los hombros ligeramente hacia atrás.
  • Evitar que sobresalga el estómago.
  • Colocar el peso hacia ligeramente en la punta de los pies.
  • Mantener la cabeza erguida.
  • Dejar que los brazos cuelguen a los lados de una forma natural.
  • Mantener la separación de los pies a la altura de los hombros.

Por último, dormir en una postura correcta es fundamental, ya que de media pasamos unas 8 horas al día en la cama y hacerlo en una mala posición puede provocar lesiones y fuertes dolores. Se recomienda no dormir ni boca arriba ni boca abajo. La mejor postura es de lado, con las rodillas y los brazos semi-flexionados, cambiando de lado con cierta frecuencia.

Sesiones de fisioterapia

Los tratamientos de fisioterapia deben ser realizados por un profesional especializado. Este tipo de terapias tienen muy buenos resultados en la reducción del dolor y en la recuperación de la función cervical.

Aplica calor en la zona

Aplicar calor en la zona dolorida tiene unos magníficos resultados. Puedes hacerlo por la noche o, si tienes tiempo, unas 2 o 3 veces durante el día, durante un cuarto de hora más o menos cada vez.

El calor seco es el más recomendado, con paños caliente o una manta eléctrica, aunque aplicar un chorro de agua caliente en la zona dolorida mientras te duchas también alivia el dolor.

Auto masaje

Un auto masaje en zonas como el transverso, el trapecio, los músculos romboides y el angular de la escápula, es decir, donde tengas las molestias, relaja la tensión y el dolor del área cervical.

La gama de productos de Tienda Gel SinDoloR son ideales para ser aplicados durante estos autos masajes, estando especialmente creados para aliviar todo tipo de dolores musculares y de las articulaciones.

gel-sindolor-antiinflamatorio-natural

Habitualmente el dolor cervical no reviste mucha gravedad, sin embargo es lo suficientemente molesto como para afectarnos en todas las facetas de nuestra vida, desde la laboral o académica hasta el propio descanso nocturno. Una buena higiene postural y unos tratamientos adecuados son la mejor forma de prevenir y acabar con esta fastidiosa dolencia.



No se encontraron resultados.

Deja un Comentario

Tu email no será publicado

1
×
Hola,
¿en que podemos ayudarte?