Spa en casa para la pesadez en las piernas

Nuestro vertiginoso ritmo de vida, las labores domésticas, el trabajo y, en general, las preocupaciones que nos depara un mundo que parece haberse vuelto loco en los últimos años, terminan pasándonos factura tanto a nivel físico y mental, y hacernos desear que todo se pare durante un tiempo para dejarnos tomar un poco de aire. Soñamos con poder tomarnos un respiro (tomarnos un Kit Kat, como decía el viejo eslogan publicitario) para descansar y encontrar fuerzas para sonreírle a la vida.


Una forma de hacerlo es darnos un spa relajante, pero no siempre tenemos tiempo ni nuestra economía está para muchos lujos. O... ¡tal vez sí! Cuando nos imaginamos una sesión de spa tendemos a pensar en grandes instalaciones con sus piscinas, chorros de hidromasaje y camillas de masaje, sin darnos cuenta que es posible disfrutar de un maravilloso spa en casa que nos alivie el estrés, la pesadez de piernas y el cansancio.

No, no se trata de reconvertir el cuarto de baño en una piscina de chorros ni de instalar un jacuzzi en el salón o en la terraza (aunque, si puedes permitírtelo, adelante), sino de auto aplicarte una sesión de pedicura spa en tu propio hogar.

Qué es la pedicura spa

La pedicura spa es un dos en uno: por un lado es un tratamiento de cuidado personal ideal para la pesadez en las piernas y, por otro, un tratamiento de belleza que deja tus pies como nuevos. No se limita al cuidado de tus uñas, sino que profundiza en la relajación de los músculos de tus extremidades inferiores. Como consecuencia, el tratamiento aumenta la flexibilidad, activa la circulación sanguínea y contribuye a un mejor descanso.

Para la realización de este tratamiento se utilizan cremas de efecto frío y aceites esenciales, así como exfoliaciones para eliminar piel y células muertas. También incluye un reconstituyente masaje para las piernas cansadas.

En general no es un tratamiento complejo y nada impide que puedas llevarlo a cabo en tu propio hogar siempre que te apetezca. A continuación vamos a mostrarte cómo hacerlo en unos sencillos pasos.

Cómo hacer un spa en casa

Los pasos para una sesión de pedicura y spa casero son muy sencillos de llevar a cabo.

En primer lugar, procede a quitarte el esmalte de la uñas, a cortar tus uña y a pulir las cutículas, eliminando las impurezas con una lima especial.

En segundo lugar, debes darte un baño relajante con agua caliente en la bañera, tomándote el tiempo que necesites. Posteriormente, procede a exfoliar tus piernas con un guante específico y aplica una crema de efecto frío.

Una vez que hayas extendido bien la crema de efecto frío por piernas y pies, envuélvelas con un film transparente (sin apretar demasiado, ya que no es bueno para la circulación) y túmbate tranquilamente en la cama, procurando mantener las piernas algo más elevadas que el resto del cuerpo (no es necesario que retires la crema ya que la piel la absorberá).

Por último, retira el film y masajea tus piernas con un aceite corporal para masaje empezando por los talones y terminando por la parte superior de tus piernas.

Ya ves que en tu propio hogar tienes a tu alcance un spa casero que te dejará el cuerpo como nuevo y que te permitirá dormir como un bebé, sin pesadez en las piernas ni otras molestias propias del final de la jornada.


No se encontraron resultados.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado

1
×
¡Hola! ‍
¿Necesitas ayuda?